miércoles, 20 de octubre de 2010

Durante la conferencia “REFORMA y RESURGIMIENTO” en el 2006, que tuvo lugar en Seattle, USA, el Pastor Darrin Patrick de la iglesia “The Journey Church” en San Luis, presentó estas estadísticas tomadas de “Barna Research” y “Enfoque a la Familia” sobre el estado de los pastores actualmente.

· 1.500 Pastores dejan el ministerio pastoral cada año a causa de problemas con la moralidad, agotamiento espiritual, o conflictos en su iglesia.

· 50% de los matrimonios pastorales terminan en divorcio.

· 80% de los pastores y el 84% de las esposas de pastor, sienten que no están calificados y por lo tanto se sienten desanimados en su rol de pastor.

· 50% de los pastores están en un nivel crítico de desánimo, que desearían dejar el ministerio pastoral, pero si lo dejan, se enfrentan al problema de no tener otro campo laboral en esta sociedad secularizada.

· 80% de los graduados de Seminarios y Escuelas de Biblia que entran al ministerio pastoral, dejan el ministerio dentro de los siguientes cinco años.

· 70% de los pastores luchan constantemente con la depresión.

· Casi el 40% de los encuestados dijeron tener una relación extra-marital desde el inicio de su ministerio.

· 70% de los pastores encuestados admitieron que invierten tiempo en estudio de la Biblia, solo para preparar sus sermones.

· 80% de las esposas de pastor desearían que su esposo hubiese tomado alguna otra profesión.

· 95% de las esposas de pastores encuestadas dijeron que el evento más destructivo que ha ocurrido en su matrimonio y familia, fue el día en que su esposo entró en el ministerio.



Es difícil enfrentar la realidad de estos números. Lo que muestran estas estadísticas, es que nunca debemos subestimar la importancia de cómo y dónde distribuimos nuestro tiempo, fuerzas y recursos. Como ministros, creo, debemos establecer claramente nuestras prioridades: Dios (primero); Esposa (segundo); Hijos (tercero); Ministerio (Cuarto). También creo que nuestra sociedad eclesiástica debe ser suficientemente sensible a la realidad de sus pastores, para que los pastores no fracasen cuando las cosas no van de acuerdo a lo planificado.


Tomado de la clase "Spiritual Formation" - Luther Rice Seminary - Discussion Question 4 - Dr. Jim Kinnebrew - Oct. 20/2010