martes, 23 de noviembre de 2010

Evangelismo Vs. Misiones - Entendiendo el plan de Dios para la iglesia local

¿QUÉ ES EL MINISTERIO DE MISIONES EN LA IGLESIA LOCAL?
He notado que hay confusión en cuanto a lo que debería ser y hacer el ministerio de misiones en la iglesia local. Así que en esta clase quiero enseñar la diferencia que existe entre lo que es el ministerio de “evangelismo” y el ministerio de “misiones” en el contexto de una iglesia local.
En estos años he encontrado hermanos ofendidos al pensar que se está dando énfasis al ministerio de misiones y se está dejando de lado otros ministerios como evangelismo. Algunos hermanos me han dicho: “Lamentablemente la iglesia ha tomado el rumbo de misiones”, como si ese rumbo fuera un pecado, o fuese algo diametralmente opuesto a lo que Dios quiere para la iglesia. Otros me han preguntado: ¿Pastor este domingo es de misiones?, si es así yo no voy, o yo no traigo mis visitas”.
Por lo cual es indispensable enseñar en esta instancia lo que Dios espera de su iglesia y cómo Dios ha ordenado el evangelismo y las misiones dentro del contexto de la iglesia local. Para lograr dicho orden debemos aprender las responsabilidades básicas de una iglesia en cuanto a estos dos ministerios.
Para empezar:
1. Quiero definir lo que la Biblia enseña por EVANGELISMO:
Se menciona el concepto principal en forma de “evangelio, evangelista, evangelismo”
Evangelista” euangelistes (εὐαγγελιστής, 2099), lit.: mensajero de lo bueno (eu, bien; angelos, mensajero). Denota un predicador del evangelio (Hch 21.8; Ef 4.11), que pone en claro lo distintivo de esta función en las iglesias (2 Ti 4.5). euangelizo, proclamar las gratas nuevas, y euangelion, gratas nuevas, evangelio. Los misioneros son evangelistas, al ser esencialmente predicadores del evangelio. DICCIONARIO EXPOSITIVO DE PALABRAS DEL ANTIGUO Y DEL NUEVO TESTAMENTO EXHAUSTIVO - W.E. Vine[1]
Los principales versículos que nos aportan esta definición son: Hechos 21:8 y Efesios 4:11 y 2 Timoteo 4:11
Entonces el Evangelismo es la acción de transmitir el Mensaje de Salvación. Dicho en términos bíblicos el evangelismo es “predicar el evangelio a todo el mundo”.
Las siguientes expresiones se usan en relación con el evangelio:
(a) con respecto a su testimonio;
(1) kerusso, predicarlo como heraldo (p.ej., Mt 4.23; Gl 2.2);
(2) laleo, hablar (1 Ts 2.2);
(3) diamarturomai, testificar, exhaustivamente (Hch 20.24);
(4) euangelizo, predicar (p.ej., Hch 5.42; 1 Co 15.1,2; 2 Co 11.7; Gl 1.9,16,
(5) katangelo, «anunciar» (p.ej., 4.2);
(6) douleuo eis, servir al («ha servido»);
(7) sunathleo en, laborar con en (Flp 4.3);
(8) jierourgeo, ministrar (Ro 15.16);
(9) pleroo, predicar plenamente (Ro 15.19);
(10) sunkakopatheo, sufrir penalidades con (2 Ti 1.8);
(b) con respecto a su recepción u otros aspectos:
(1) decomai, recibir (2 Co 11.4);
(2) jupakouo, dar oído, u obedecer (Ro 10.16; 2 Ts 1.8);
(3) pisteuo en, creer en (Mc 1.15);
(4) metastrefo, pervertir (Gl 1.7).[2]
Por lo cual entonces observamos que “Evangelizar” es la principal raíz, o concepto básico cuando hablamos de “misiones”.
Miremos en Mateo 28:18-20
“18Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. 19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.[3]
Es por todos sabido que este texto bíblico es en suma, la determinación esencial de la voluntad de Cristo. Lo conocemos como “la gran comisión” – Por tal motivo, debemos cumplir con lo que Dios nos ha dejado establecido como su última voluntad.
También es conocido por todos que la frase “por tanto id…” es, en consecuencia de la última voluntad de Cristo, un imperativo – Por tanto es erróneo decir que el “evangelismo” es un “llamado”. Al contrario, la frase es explicita al mostrarnos un “mandato”. Debemos cumplir el mandato de Dios siempre.
Por otro lado la traducción más acertada del verbo en griego “poreu” en su terminación verbal en el versículo en cuestión “poreuzentes” (IR) es: “mientras están yendo” o “mientras van”.
(Gr. Tiempo: Aoristo, voz: pasiva, modo: participio, género: masculino, número: plural, declinación: nominativo)
De aquí que la aplicación más común es: “Que mientras estamos en nuestro peregrinaje como cristianos, debemos ir predicando el evangelio (mensaje de salvación) a todas las naciones”.
En conclusión: La predicación del evangelio no es un llamado ni una opción, sino es un mandato hecho por Dios a todos los cristianos en todos los lugares en todas las épocas. Nuestro mandato es mientras estamos en este mundo, debemos predicar el evangelio a cada persona en el lugar donde nos encontremos. Eso es “Evangelismo”.
Obviamente hay varios cristianos que entonces dirán: “Bueno, pues yo predico el evangelio a cada persona que me encuentro a donde voy” – si voy en la micro le predico el evangelio, si estoy en el supermercado también estoy predicando, si estoy en la consultorio le predico el evangelio al que está sentado junto a mí en la sala de espera. Eso es muy bueno y espero que todos lo hagamos así con esa determinación y con esa pasión. Pero si todos los cristianos del mundo pensaran así, ¿cómo se salvarían aquellas personas que viven en los lugares donde no hay cristianos, ni iglesias, ni medios de comunicación masivos cristianos (como radio, tv., internet, etc)?
El apóstol Pablo, inspirado por el Espíritu Santo les preguntó a los cristianos que habitaban en Roma:
12Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan; 13porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. 14¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? 15¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas![4]
Estas 4 preguntas encierran el concepto de “EVANGELISMO MAS ALLÁ DE NUESTRAS FRONTERAS”
Así que lo podemos ver de la siguiente manera:
· ¿las personas que habitan en lugares donde no hay cristianos, cómo van a invocar el nombre de Dios, si no han creído en Dios?
· Las personas que no han creído en Dios, no lo han hecho (no han creído) porque nunca nadie les ha dicho el evangelio (la buenas noticias de salvación).
· ¿Cómo van a creer o cómo van a escuchar si nunca nadie ha ido a decirles que Cristo murió por ellos?
· Si hay alguien que quiera ir a decirles a todos aquellos perdidos que Cristo murió por ellos también, ¿cómo irá sin que nadie lo envíe?
Así que El EVANGELISMO encierra una verdad absoluta “debemos predicar el evangelio a toda la gente del mundo”. Mientras que es muy bueno y es verdad que estamos predicando el evangelio aquí donde estamos, ¿cómo llegará el evangelio a otras partes del mundo donde no hay cristianos, si todos estamos ocupados predicando el evangelio aquí donde estamos?, en otras palabras ¿quién va a ir a predicar el evangelio donde no hay cristianos?
Para cubrir esta necesidad Jesucristo les dijo a sus discípulos:
“pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.  9Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos.” [5]
Hechos 1:8
Aquí en Chile hay un viejo y conocido refrán: “la caridad empieza por casa” – La idea central de este refrán es que cualquier cosa que queramos hacer debe ser hecha primero dentro del circulo más pequeño, que es nuestra casa, nuestra familia. He oído a muchos cristianos decir:
· “¿cómo vamos a ir a predicar a otros lugares, si aquí en nuestra ciudad aun hay mucha necesidad de predicar el evangelio?” – suena muy espiritual, pero es muy perjudicial no ver más allá de nuestras narices.
· “¿cómo vamos a ir a predicar del amor de Dios al mundo, si aquí dentro de nuestra iglesia no practicamos el amor unos con otros?” – suena muy espiritual y parece una exhortación a no ser hipócritas, pero en realidad es una excusa muy usada por satanás y sus seguidores.
· “eso de ir a otros países a predicar no es para nosotros, eso es para las iglesias grandes o para las agencias misioneras” – es una manera muy apocada de verse a sí mismo con el único fin de renunciar a la tarea de la evangelización.
· “los misioneros son los gringos que tienen recursos económicos suficientes para viajar, pero nosotros no estamos para enviar misioneros sino para que los misioneros vengan a nosotros”. – Es una manera muy tradicional de vernos como pequeños cristianitos Latino Americanos en medio de un país tercermundista que necesita la ayuda paternalista de “papá – yanqui”, ya que si no, no podemos hacer nada.
Esta manera de pensar solo muestra la falta de compromiso de cada cristiano y de cada iglesia en averiguar lo que Dios manda en su palabra a todos sus hijos. Nos sumergimos bajo una visión inútil/postrada/cercenada de nosotros mismo y no queremos tomar el rol protagónico en la tarea de la evangelización del mundo que nos ha dejado Dios. Encontramos buenas excusas que nos impiden reaccionar para Dios; y así pensamos que podemos evadir el mandato de “ID Y HACED DISCIPULOS A TODAS NACIONES…” que está expresamente dicho en Mateo 28:19.
Hasta aquí no he hablado nada de misiones. ¿Se dan cuenta de que la dirección a donde Dios quiere que lleguemos es el Evangelismo Mundial?
2. Definamos entonces lo que es MISIONES.
Definición:
“Misiones es un término muy especializado. Significa enviar a personas autorizadas más allá de las fronteras actuales de las iglesias neo-testamentarias - es decir, de la influencia del evangelio - para: (1) proclamar el evangelio de Jesucristo en áreas que carecen de aquello, (2) ganar almas de otros sistemas de fe, o de incredulidad, a Jesucristo y (3) establecer congregaciones locales que funcionan por si solas y que se multiplican tanto en su propia comunidad como en todo su país y en todo el mundo.”[6]
A. Primeramente observemos: “enviando a personas autorizadas más allá de las fronteras actuales de las iglesias neotestamentarias.”
Para explicar el término “personas autorizadas es necesario entender que son personas llamadas al ministerio a tiempo completo, equipadas con los dones espirituales y talentos necesarios, capacitadas en el manejo y ministración de la Biblia (y, quizás, también de otra vocación) y reconocidas y auspiciadas por su iglesia local.
MISIONERO: La palabra misionero viene del latín (mitto), la cual quiere decir “enviar”. Es el equivalente a la palabra griega (apostello), la cual también quiere decir “enviar”. El sentido raíz de las dos palabras es idéntico. Un misionero no es uno que ha ido, sino uno que ha sido enviado. “El término “misiones” implica tres factores esenciales:
· Uno que envía
· Uno que es enviado
· Hacia quienes es enviado” [7]
B. También debemos observar más de cerca lo qué significa: “más allá de las fronteras actuales de las iglesias neotestamentarias”.
I. De Génesis a Apocalipsis, nuestra Meta Tiene Perspectiva Antropológica.
Quiero destacar dos versículos de la Biblia que marcan pautas para nosotros.
A. Génesis 12: 3b “y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.”
La palabra “familia” en este versículo es la palabra hebrea “hjpvm (mishpachah), la cual ocurre 267 veces en el Antiguo Testamento y es usada para referirse a “familia, parentela, linaje de sangre o tribu.”
B. Apocalipsis 5: 9b “Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación”.
Este versículo es el cumplimiento de la porción del Pacto Abrahámico antes citada. En él vemos una definición de quién del linaje de Abraham iba a bendecir, eso es Jesucristo. También, vemos una ampliación de la frase “todas las familias.”
1. Linaje”- fulh (phulé) traducida en varios versículos como “clan, tribu o raza.”
2. Lengua”- glwssa (glossa) literalmente significa “idioma o dialecto reconocido.”
3. Pueblo”- laos (laos) esta es la misma palabra de donde sacamos la palabra “laico” o “gente común” en el castellano. Significa “pueblo, gente o población.”
4. Nación”- etnos (ethnos) esta es la misma palabra de donde sacamos la palabra “etnia” en el castellano. Su traducción más común en el Nuevo Testamento es la palabra “gentil” y significa “raza” o “grupo de gente con una cultura común.”
En ningún lado vemos el concepto de “un país” como tendemos a definir en la modernidad, es decir “una entidad política.” Así que, no debemos limitar nuestra definición de misiones a sólo los que cruzan fronteras de los actuales países del mundo.
II. Hechos 1: 8b - Nuestro Progreso Tiene Perspectiva Geográfica.
“…y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.” (Hechos 1:8)
Aunque nuestra meta debe ser la evangelización de razas, pueblos, idiomas, y clanes (familias extendidas), es natural medir nuestro progreso en términos geográficos. Ahora, debemos preguntarnos, ¿Hechos 1: 8 solamente establece las pautas para la iglesia que se iba a fundar en Jerusalén? Es mi convicción que NO. Hay aplicaciones actuales basadas en una interpretación histórica y cultural de este versículo.
A. Nuestra Jerusalén - La ciudad donde estamos.
· En nuestro caso, Santiago.
B. Nuestra Judea - El país en el cual vivimos.
· En nuestro caso, Chile.
C. Nuestra Samaria - Entre los comentaristas hay dos interpretaciones de esto:
i. Los países vecinos.
· En nuestro caso, Perú, Bolivia, y Argentina
ii. Los países con los cuales compartimos gran parte de la cultura e idioma.
· En nuestro caso-todo Ibero-América y España.
D. Hasta lo último de la Tierra.
III. Misionologicamente (La Ciencia de Misiones) - Nuestras Barreras Tienen Una Perspectiva Cultural.
“El obrero intercultural debe desear transformar su cultura anfitriona. . . Es decir, nuestra obra no es convertir la sociedad donde ministramos en un reflejo de nuestra cultura sino de establecer congregaciones de fe, las cuales son dinámicas y eficaces en la cultura donde se hallan.”[8]
Así que, el misionero debe entender que va a tener que cruzar fronteras no solamente antropológicas y geográficas, sino también va a tener que cruzar fronteras culturales.
Ahora, en cuanto a culturas, hay que entender que la cultura no solamente se define por su idioma, aunque el idioma impacta la cultura sino también debemos considerar otros aspectos, para que nuestro entendimiento de misiones sea claro y nuestro avance en el ministerio de misiones sea eficaz y bíblico
A. Una cultura se define por su “Ambiente Social
Los “Ambientes Sociales” son:
1. Autoritario.
2. Jerarquía.
3. Individualista.
4. Igualitario.
5. Autonomista.
B. Una cultura se define por la manera que aplica esos ambientes a las distintas áreas de la vida:
1. Propiedad.
2. Trabajo.
3. Comercio.
4. Familia.
5. Comunidad.
6. Resolución de conflictos.
7. Política.
8. Ritos.
9. Etc.
CONCLUSION:
La iglesia neo-testamentaria local debe cumplir específicamente los dos ministerios Evangelismo y Misiones a la vez.
Se cumple con el ministerio de Evangelismo cuando predicamos el evangelio en el lugar donde estamos, de acuerdo a Mateo 28:18-20, estamos mandados a predicar el evangelio, sin importar las fronteras de la iglesia.
Se cumple con el ministerio de Misiones cuando enviamos a representantes autorizados de nuestra iglesia para predicar el evangelio más allá de las fronteras de la iglesia, ya sean antropológicas, geográficas, sociales o culturales. Hechos 1:8 y Romanos 10:14-15 son la base fundamental sobre la cual se sustenta nuestro mandato misionero.
Estos dos ministerios deben ser llevados a cabo por cada iglesia local en función de ser adoradores y seguidores de Dios. Los ministerios de Evangelismo y Misiones no se contraponen sino que son dependientes el uno del otro.



[1]Vine, W. (2000, c1999). Vine diccionario expositivo de palabras del Antiguo y del Nuevo Testamento exhaustivo (electronic ed.). Nashville: Editorial Caribe.
[2]Vine, W. (2000, c1999). Vine diccionario expositivo de palabras del Antiguo y del Nuevo Testamento exhaustivo (electronic ed.). Nashville: Editorial Caribe.
[3]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (electronic ed.) (Mt 28.18-20). Miami: Sociedades Biblicas Unidas.
[4]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (electronic ed.) (Ro 10.12-15). Miami: Sociedades Biblicas Unidas.
[5]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (electronic ed.) (Hch 1.8-9). Miami: Sociedades Biblicas Unidas.
[6] George W. Peters - A Biblical Theology of Missions. - George W. Peters (Th.B., B.A., Tabor College; B.D., St. Andrew's College; B.A., University of Saskatchewan; Ph.D., Hartford Seminary Foundation, Kennedy School of Missions) was professor of world missions at Dallas Theological Seminary for many years. Dr. Peters has been listed in Who's Who in American Education and has written several books.
[7] Robert Hall Glover. El progreso de las misiones cristianas, Casa Bautista de Publicaciones. p.25
[8] Sherwood Ligenfelter, “Agents of Transformation” (Agentes de Transformación), Grand Rapids, MI, EE. UU. :Baker Book House, 1996, p. 9. Sherwood Ligenfelter fue misonero por muchos años en Latinoamérica y en la Islas del Pacifico Sur. Actualmente es profesor de ministerios interculturales en el Seminario “Biola” en USA.