martes, 3 de julio de 2012


Buenas Oportunidades
Salmo 78:1-8
Una mente cerrada puede perder su habilidad para alcanzar personas para Cristo, o aun llegar a pensar que  nunca podremos hacer la diferencia en este mundo. Ser cristianos significa mucho más que solo evitar el infierno al final de nuestras vidas aquí en la tierra.
La puerta de las oportunidades ante notros como creyentes, siempre es grande. Mirando la inversión que hacemos en las vidas de otros que viven para Cristo, los intereses devengados son eternos. Ya que Dios es eterno, ÉL siempre ha sido y ÉL siempre será - todo lo que hacemos para ÉL también será eterno:
El estableció testimonio en Jacob,
Y puso ley en Israel,
La cual mandó a nuestros padres
Que la notificasen a sus hijos;
 Para que lo sepa la generación venidera, y los hijos que nacerán;
Y los que se levantarán lo cuenten a sus hijos,
 A fin de que pongan en Dios su confianza,
Y no se olviden de las obras de Dios;
Que guarden sus mandamientos,
Sal 78.5-7. (RVR60)

Pensar en cómo podemos alcanzar a todo el mundo para Cristo puede ser una idea abrumadora. Pero podemos empezar simplemente donde estamos. Lo que hacemos hoy tiene un impacto doble, ahora y en los años que vendrán. Todos conocemos a personas que no conocen a Cristo íntimamente, si compartimos nuestra fe con ellos con nuestras palabras y con nuestros hechos, podemos llegar a ser parte del plan de redención de Dios. Si dimensionamos las oportunidades que Dios nos da, entonces nos daremos cuenta de que Dios puede usarnos para cambiar el mundo.

Señor, siento que no soy el adecuado cuando a veces
comparto mi fe con otros. Te ruego que me des sabiduría
y sensibilidad para entregar el regalo de tu salvación a otros.

Tomado de: Pathways to His Presence. Charles F. Stanley.